Entrevista a Tom Heckel

Tom Heckel, místico y canalizador, en ésta entrevista para La Casa Ambar nos comparte su sensibilidad y su humildad a la hora de contribuir a la sanación de las personas.

  •  Muchos te conocemos pero para los que aún no te conocen, ¿Nos podrías hablar sobre tí, sobre tu trabajo?

Nací en EEUU, viví 4 años en India, 15 años en Canadá y 30 años en Chile. De muy joven tuve una experiencia mística que me abrió otra dimensión de conciencia y me mostró que ésto de aquí no es todo, el mundo material no es todo, hay otros aspectos de la realidad.

En lo referente a mi trabajo, esta experiencia mística me mostró una dimensión paralela. Es como subir en helicóptero por encima de Barcelona y exclamar: “Oh, eso es Barcelona. Ahora entiendo porqué esta calle va por allá, esa va por acá. Es otra orientación. En esta dimensión paralela uno ve su propia vida en una prespectiva muy amplia, especialmente en términos de su karma, su destino, por qué estás encarnado, por qué tienes esta tendencia. En ese momento me contesté preguntas sobre mi mamá, mi papá, mi destino.

Después me interesé en explorar que, quizás, podía hacer ésto para otras personas. Lentamente y durante varios años, desarrollé la capacidad de entrar en esta dimensión paralela y orientar a otras personas sobre lo que está pasando en sus vidas. Es como una mirada al alma, al destino, a todos los diferentes aspectos de un ser humano. Básicamente me dedico a ayudar al ser humano para que sea más feliz y especialmente a orientar al ser humano a sentir su propia capacidad de ayudar a otros seres humanos, a ser más amoroso, más compasivo. En definitiva, ayudar al ser humano a ser mejor ser humano.

 

  • ¿Qué és ésta dimensión paralela de la que nos hablas?

Según los conceptos científicos, la dimensión material, tiene ciertas leyes o estructuras. Una de estas leyes es que la luz se mueve a una cierta velocidad, ésto estructura lo que va a definir esta dimensión material. En la dimensión paralela la luz se mueve a otra velocidad y ésto permite percepciones diferentes. Por ejemplo, tú puedes ver esta mesa no solamente como algo sólido, si no sentir que esta mesa también son moléculas en vibración. Esta visión te permite identificar una estructura diferente, que son esas moléculas en vibración. Pero la cualidad de la dimensión paralela que ha sido más importante para mi, es que aquí nuestra percepción en el mundo material está basada en el concepto de separación, individualidad. Nuestra conciencia es limitada a esta frecuencia de percepción.

Cuando uno está en contacto con una dimensión paralela su percepción es la de que todo está interconectado. Aunque hay una apariencia de separación, hay otra energía moviéndose que conecta todo. Entonces la percepción no es de separación sino de unidad.

 

  • ¿Cuales son los problemas más frecuentes que la gente trae a tus consultas?

Todo tipo de problemas: enfermedades, problemas emocionales, psicológicos, trabajo, amor, todo…

Mi trabajo no consiste en solucionar, sino en orientar: Por qué ésto está pasando, qué puedes hacer para aliviar el problema, cómo puedes seguir adelante en tu destino. Es solamente: tú tienes este problema por esta razón y tú puedes hacer ésto para aliviar tu problema.

También hay una tendencia a enfermedades crónicas, tendencia a desarrollo espiritual.

Estoy muy enfocado en ayudar a las personas a asumir su responsabilidad de su propio problema y cómo sanarlo. Por ésta razón yo veo a gente una vez al año y no más. Yo no quiero dependencia en mi. Mi trabajo es un poco diferente de un psicológico, psiquiatra, terapeuta, que van trabajando en el problema más frecuentemente.

Cada persona que sale de una consulta conmigo tiene muchas cosas que hacer. No es que tengas que hacer todo lo que propongo, si no que hay opciones. Pero si no haces nada, entonces la persona no está muy interesada en su propia sanación.

 

  • Conectando con lo que hablábamos antes de cómo percibimos las cosas por separado y esta intención, este querer poder percibirlo desde una unidad, ¿Hay alguna técnica o alguna via que te facilite esta percepción?

Hay ciertas actitudes que facilitan esta visión de la unidad. Por ejemplo, si su vecino tiene problemas de dinero y no tiene suficiente comida y tú tienes mucha comida, la generosidad de compartir tu comida con tu vecino empieza a despertar cierta energía, cierta actitud en tí. La práctica de la actitud de generosidad, hace que sientas que empiezas a relacionarte con el mundo desde una visión de “estamos en ésto juntos”.

Ahora hay mucha gente interesada en la terapia, en dar terapia a otros y la terapia es una excelente via de desarrollar actitudes de compasión, entrega, servicio. Uno va practicando ciertas actitudes que están más cerca de esta visión de unidad y ésto te ayuda también a ti como persona. Si empiezas a ayudar a la gente en tu barrio, en un mes vas a salir a la calle y vas a tener otra visión, vas a sentir qué puedes hacer en éste laberinto que es el mundo material. Ésto es progresivo, no estás buscando una experiencia para abrir tu conciencia, si no que estás tratando de cultivar actitudes alternativas que permiten que este tipo de percepciones entren en tu vida.

 

  • ¿Un acto de generosidad en esta realidad puede influir en otras dimensiones?

Todos estamos interconectados a través de la conciencia. Lo que te pasa a ti, es decir cuando tú abres un poquito más tu corazón o cuando hay más generosidad en tí, automáticamente está conectado con otras dimensiones porque la conciencia está conectada con la conciencia. Por ejemplo, si esta noche somos 100 personas en este centro vibrando en unidad, vamos a mandar una honda de unidad que se va a mezclar con esta conciencia de separación y va a influenciar en la conciencia de colectividad. Otro ejemplo, si tu caminas por la calle y das una moneda a una persona que está pidiendo dinero, este acto está influenciando en el entorno. Éste es uno de los conceptos más importantes del ser humano: estamos constantemente influenciando nuestro entorno. Quizás este acto tenga poca influencia en tu vida en general, pero en la totalidad hay una frecuencia vibratoria sucediendo. Estamos tratando de crear juntos un nuevo paradigma. El planeta tierra es un ser vivo y lo que estamos tratando de expandir con este concepto es que el ser humano es un solo ser vivo.

 

  • ¿Qué estrategias les propones a tus consultantes para resolver los conflictos que te presentan?

Les planteo orientación de por qué ésto está pasando en su vida, desde el punto de vista de que ésto te está pasando para en cierta forma ayudarte. Si te enfocas en ésto, vas a crecer como ser humano. Es un enfoque positivo. No es que exista algo malo en su vida anterior y ahora está pagando, no. Si tienes una enfermedad y te tomas tu enfermedad de manera que puedes crecer con ella se convierte en tu aliada en lugar de tu enemiga. De esta manera puedes crecer como ser humano. Yo trato de proponer muchas cosas para hacer: puedes hacer ésto y empezar a cambiar este patrón y si no te gusta ésto puedes hacer ésto otro. Doy opciones a la persona. La persona tiene que participar en su propio desarrollo y evolución. Trato de dar una orientación de por qué ésto puede ser positivo y enfocado en el aquí y ahora.

Todo mi trabajo está basado en imágenes, símbolos. Cuando trabajo con una persona lo hago con ojos cerrados. Traduzco símbolos en conceptos y orientación. Originalmente yo pensaba que había maestros de otras dimensiones trabajando conmigo. Ahora no creo ésto. Creo que el ser superior de la persona que está sentada enfrente de mi o su subconsciente, está conectado conmigo involucrado en el proceso y ayudándome a ayudar a la persona. Si dentro de diez años tenemos otra entrevista es probable que quizás tenga otro concepto, es muy variable lo que está pasando. Pero una cosa de la que estoy totalmente convencido es que, lo que hace que yo vea esas imágenes, es mi dedicación y mi intención de ayudar a la persona. Si estoy irradiando la intención de ayudar, mi paciente va a enviar la ayuda. Si yo no estoy honestamente, entonces no va a mandar esa ayuda. Con el tiempo me he dado cuenta de que a mayor dedicación, las imágenes son más claras, más detalladas. Cuanta más entrega, el ser superior del paciente va a participar más en la sesión. Esto pudiera parecer una locura, pero lo cierto es que a mi me está funcionando ya que llevo 45 años trabajando bajo este concepto. Cuando entras en esta dimensión paralela, la racionalidad no es la dominante, más bien es ese mundo misterioso donde todo es posible.

 

  • ¿De qué hablamos cuando nos referimos a la “Sanación Transpersonal”?

Tenemos un ser individual que consiste básicamente en nuestro cuerpo físico, mente, emociones y todo lo que es racional, tangible. Cuando trabajamos con la sanación transpersonal, estamos trabajando con todo ésto, pero estamos incluyendo otra dimensión: la dimensión transpersonal que incluye la vidas anteriores, destino, karma, alma. Se podría considerar que el ser humano es más que el cuerpo físico y su mente.

Partimos de que la manifestación de un problema se produce en la mente o emociones, pero hay más que sólo eso. En terapia voy incluyendo todos esos aspectos y explorando otros procesos para poder aliviar, sanar los bloqueos en la persona.

Por ejemplo, la respiración holotrópica es un proceso transpersonal. A través de la respiración entras en un estado alterado de conciencia y tienes una capacidad de ver y sentir aspectos de tí mismo que normalmente no tienes. Hipnosis, regresiones… también son procesos transpersonales. Hay mucho que aún no está explorado en todo ésto. Es un campo muy nuevo en terapia, se está formando todavía.

Cuando te sientes delante de tu paciente, siempre puedes pensar que este paciente es mucho más que solamente este cuerpo y tener la convicción de que esta persona es responsable de su problema. Eso abre otra dimensión.

 

  • ¿Qué función desarrolla aquí el terapeuta y cómo debería ser su actitud frente a éste tipo de trabajo?

El terapeuta no es responsable en sanar a la persona, es responsable en ayudar a la persona para que ésta se sane a sí misma. Digamos que el terapeuta es una especie de catalizador para poder despertar en el paciente la convicción y la actitud de que él se va a sanar a si mismo. Ayudando en el proceso, no siendo responsable. Es un error cuando el terapeuta tiene la creencia de que él va a sanar a la persona. La persona es la única responsable de su enfermedad o bloqueo y necesita pasar por esa experiencia. Lo que sí puede hacer el terapeuta es ayudar a la persona a entender que él mismo es el responsable, que es su forma de defenderse y que él mismo creó ésta circunstancia. Esa es la manera de ayudar.

El paciente está en una posición vulnerable y receptiva cuando llega a terapia. El terapeuta debería darse cuenta de esta receptividad y utilizarlo de forma positiva, ya que la sensibilidad y receptividad del paciente genera una energía que se puede utilizar para beneficio del propio paciente e incluso también para beneficio del terapeuta. Lo que hacen muchos médicos al darte un remedio es que están cortando ésta sensibilidad.

Cada paciente es único, aunque hay patrones en común, es importante que la sensibilidad del terapeuta sea parte del proceso.

No existe la dinámica de que el paciente está enfermo y tú estás totalmente sano. No. Cuando te involucras en el proceso también algo está pasando en tí. Cada paciente también ofrece algo al terapeuta, siempre y cuando esté alerta y consciente de ésto. El paciente está sanando y el terapeuta está desarrollando más su sensibilidad. Hay un intercambio energético que uno tiene que aceptar en este proceso y no estar con una actitud prepotente.

Hace muchos años, unos treinta y cinco años atrás, yo estaba en un retiro con sanadores en Canadá. Entonces la forma de sanación era diferente a hoy día. Alguien me preguntó: “¿Cual es la próxima frontera de la sanación?” El reiki empezaba a aparecer así como muchas otras terapias y todo el mundo estaba expectante de cual sería la próxima cosa. Yo contesté a la pregunta: “La sensibilidad del terapeuta es la próxima frontera de sanación. El desarrollo de su sensibilidad que tiene que ver con su compasión, entrega, humildad”.

 

  • Si tuvieras que darle una sugerencia a la sociedad sobre cómo podemos ser más felices, ¿cual seria?

Darse cuenta de lo que tienes para dar en lugar de lo que te falta en tu vida. Esto va a despertar la propia felicidad de uno mismo.

Estamos muy atrapados en lo que nos falta, en lo que necesitamos y esa es la causa de nuestro sufrimiento. El secreto de la felicidad consiste en darse cuenta que tienes mucho para dar y mucho para compartir.

 

Por Marta Navarro y Maria José Montero

Deja un comentario





Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.