Terapia Gestalt

¿Qué es la terapia Gestalt?

La terapia gestalt es una herramienta que practicada con un mínimo de implicación nos ayuda al proceso de maduración psicológico, emocional, relacional, social y espiritual.

Ayuda en primer lugar a depurar ideas, aprendizajes pasados con los que pudimos llegar hasta aquí, pero con los que hoy no logramos avanzar, transmitidos de generación en generación por padres, profesores, sociedad y/o cultura enferma o no saludable.

Este “drenaje” de ideas facilita  una limpieza emocional ya que mente y emoción se influencian mutuamente, digamos que los pensamientos nos generan emociones y las emociones nos generan pensamientos. Desaparecen emociones residuales como pueden ser  rencores, bloqueos, desamores que nos dificultan la expresión emocional e incluso la identificación de las propias emociones.

La terapia Gestalt aborda de igual manera lo visceral y corporal que aunque muchas veces sea algo más olvidado o un poco más escondido es importante explorar, reconocer e integrar.

Con todo ello empezamos a ser más conscientes y a engañarnos menos. Vamos reconociendo nuestras necesidades reales y vamos distinguiendo lo que es genuino, espontáneo, auténtico y amoroso de lo que es neurótico y nos hace sentir perdidos y nos genera sufrimiento.

A partir de aquí, con una estructura cognitiva más sana, unas emociones más profundas y por lo tanto más estables, estamos en condiciones de enfrentar la vida de forma más saludable y de abrirnos con más lucidez y amorosidad a nuestro dia a dia, dando paso a otras dimensiones más elevadas como es nuestra espiritualidad.

¿Para qué es y para quien es la terapia Gestalt?

La terapia gestalt, su actitud y sus técnicas, son aplicables en multitud de situaciones y momentos de nuestra vida cotidiana. Allí donde estés y hagas lo que hagas tu bagaje gestáltico te acompaña, te ayuda y te da herramientas y soluciones.

Resulta fácil comprobar que la gestalt ayuda a  profesionales del mundo de la psicoterapia, de las relaciones de ayuda, de la educación y de todo tipo de terapias corporales y otras formas de intervención con personas.

Nos ayuda en nuestras relaciones afectivas, con la pareja, los padres, los hijos y los amigos. También en relaciones de menor intimidad como los compañeros de trabajo, profesores, vecinos y por supuesto en nuestra relación más intima y personal: la nuestra con nosotros mism@s. Hablamos de conflictos internos, conflictos entre nuestra cabeza y nuestro corazón que afectan a nuestro equilibrio interno y a nuestra autoestima.

Constatamos que nos ayuda en lo profesional y en lo personal en lo referente a la relación con los otros, con el mundo y con nosotros mismos. La terapia gestalt sirve además para educar a nuestros hijos y hacer que la neurosis familiar no se siga transmitiendo de generación en generación..

Nuestra experiencia es que los pacientes progresan significativamente en su carrera profesional y/o vida laboral. Una parte de este progreso queda explicado debido a las nuevas habilidades desarrolladas en terapia.