Cinco razones por las que viajar sol@ es altamente recomendable

Os comparto cinco, de las muchas razones, por las cuales viajar sol@ es altamente recomendable y puede resultar muy terapéutico.

1.-  Te amplifica la escucha de tus necesidades

Estas tú, contigo, de manera que se crea el espacio suficiente para que te puedas atender a ti y tú seas la prioridad. Esto te permite hacer lo que quieres, cuando quieres y cómo quieres. Como resultado te conviertes en tu mejor compañero y saboreas la libertad de ser y elegir a cada momento. La vida te habla y estas más presente, sin tantas distracciones, para escucharla.

2.- Te refleja y te descubres

El viaje se convierte en un espejo que refleja tu estado interno a cada momento. Según estás, aquello te sucederá. Si prestas un poco de atención, fácilmente empiezas a darte cuenta como las situaciones, personas y experiencias con las que te encuentras te invitan a descubrirte y muestran tu verdadero ser.

3.- Te empodera

Tú decides a cada momento y te responsabilizas por ello. El día se convierte en una constante toma de decisiones. Desde dónde duermo, qué como, dónde voy… Y todo ello en un nuevo entorno, has salido de tu zona de confort, te enfrentas a nuevas situaciones, te das cuenta de que eres capaz de hacer muchas más cosas y vives experiencias que ni te habías imaginado desde el sofá de tu casa.

4.- Te libera

Sin darnos cuenta en nuestro día a día actuamos según la imagen preconcebida que tenemos de nosotros mismos. En cambio, cuando viajas solo nadie te conoce y eso facilita que te expreses tal cual eres en ese preciso momento, sin condicionamientos ni expectativas por parte de los demás. En este escenario, se abren puertas, nuevas oportunidades, espacios libres y desconocidos que te permite explorar nuevas formas de responder a las situaciones y re-conocerte.

5.- Te expande

Te invita a abrir el corazón y la mente. ¿Cómo gestionas todo lo nuevo que el viaje te propone? Abriéndote a nuevas vivencias, personas, distintos puntos de vista… desde una experiencia mucho más directa con cada una de ellas. Y todo esto lo vas experienciado e integrando en el cuerpo, ahí queda grabado, lo que cambia en ti, te lo llevas contigo.

Vuelves más tú.

Por ello, al menos una vez, ya sea a 200 km o a la otra punta del mundo, te invito a vivir la experiencia.

Marta Navarro

Deja un comentario





Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.